jueves, 11 de febrero de 2010

Una niña entona afectos al cactus

Una niña entona afectos al cactus
hila gotas de temporal,
le pellizcan los brazos
hasta amoratar la sangre
contaminan sus dientes hasta arrancarlos.

El abuso se perpetra en una casa inmaculada
la coartada es perfecta
impunidad garantizada
-La estamos corrigiendo- decían
los vecinos en coro asienten
- la están corrigiendo-

Arrulla en el vientre una paloma
que no quiso estrangular
para que su madre la devorara
recibió  azotes por evitar que  la rigidez congele el plato
porta una navaja bajo los cabellos
pierde cordura en cada grito
que  triza el escenario.

Peligro común es lanzar  libre al pájaro enjaulado
insubordinación si no se inclina
-dobléguenla-
hay que romper sus dientes
borrar su sonrisa que ofende
apesadumbrarla lo que subsiste de camino
desmenuzarle los dedos
aguijonearle  los ojos
avinagrar su comida
arrancarle su osada mirada
avasallarla en llanto

Ofenden su frescura su  belleza
y los horribles versos que nos escribe
a ver si un día no soporta la tormenta del norte
y decide mecerse en la cuerda.

Después lanzarla al barranco
a ver si el hambre la convierte en puta
si otros al verla famélica
la siguen gangrenando
 desfigurarán su trémula cara
desbarandarán los versos de su padre
y  un día la encontraremos en una esquina
entre enjambre de ratas
con falda corta empuñando una mariposa.



1 comentario:

Anónimo dijo...

COMPLETAMENTE E ACUERDO CON IGUEL ILDEFONSO. LA POESIA DE ZOILA ES MUY BUENA. ATTE. JOSE BELTRAN PEÑA.