sábado, 26 de julio de 2008

BAJO CERO



Impregnada queda
la desolación de estar bajo cero
días en que me pongo el traje al revés
y resbalo con la cáscara del que me antecede
la otra parte sonríe
goza
impotente solo miro
con lagrima de río.

Días en que sobro en todas partes
se está demás en la tierra infinita
los huesos estorban
toco una puerta
y no puedo entrar por el techo,
ni  un agujero alcanzo.

Días infectados de lepra
pero ni los leprosos llaman
abran  un poco del espacio
sólo una silla donde sentarse
un rincón donde dormir
un cajón donde cruzar los huesos
la renta
el tributo
la ofrenda
son pedradas que de arriba caen
lapidan
es castigo por osar existir
por acompasar el cortejo de la respiración.

Busco el bolsillo y quedo manca
el frío
el frío
el frío me cala
en el fondo no hay sitio

anudarse la garganta fuerte
muy fuerte.




BELOW ZERO



The desolation of being below zero
remains pervaded
days when I wear my suit backwards
and I slip on my predecessor’s  skin
the other part smiles
enjoys it
helpless,  I only watch
with a river tear.

Days in which I am unwanted everywhere
one is not needed in the infinite land
bones are a nuisance
I knock on a door
and cannot enter through the roof,
cannot even fit in a hole.

Days infected by leprosy
but not even lepers call
open some of the space
there’s just a chair to sit on
a corner where to sleep
a box where to cross the bones
the rent
the tribute
the offering
they are stones that fall and hit
from above
it is punishment for daring to exist
for keeping up with the cortege of respiration.
I look for my pocket and I’m one-handed
coldness 
coldness
coldness  gets me soaked
there is no room at the back
tie the throat tight
very tight.



*Traducción: Gloria Portugal.
 

VERSOS DE UN SOLDADO


Navego por los aires  en un avión que  transita tierras extrañas
marcho a luchar por mi patria y mi bandera
mis manos nunca se profanaron con sangre.

 - Tras de sí, adormecen los miedos de su madre-

No dudé en incinerar la mezquita
el fuego desclavó la carne de mis enemigos
solo anduvo la nieve  de sus caninos
sus alas rodean cuando juego la ruleta con sus esqueletos
eco de sigiloso quebranto  ahogado con mi fusil.

 - El silencio de su rezo acalla su conciencia-

Esta mañana en el espejo advertí un perfil velado
esa mirada inquisidora  devastó  el vuelo de mariposas que habitaban en mis ojos
el rictus de esos adustos labios desvaneció el reflejo de mi sonrisa
-Un niño, sonriendo, me  entregó sus pupilas -
en mis manos aflora la tibieza de su sangre;
para disipar  el aroma las lavo con agua bendita.

  - La fetidez viene de su  interior-

¡Que la luz de la luna no me descubra en el desierto!
ella logra destrabar  sepulcros  que se resumen en mi  memoria
¡Que no germine la noche!
las pesadillas que se apoderan de mi sueño quebrantan como verdugos mi alma
empantanando en  charcos las visiones

 - ¡Todo se desploma en el abismo de las fosas!

Tupida niebla concurre en mí,
el llanto de los condenados que van desfilando al matadero
se instalan en  confusión de imágenes  que se acopian en mi recuerdo
mi alma es una catacumba donde van a penar los muertos.

- Las órdenes marcan de  llagas  leprosas  los caminos-



Ayer maté a más de un niño 
-¡Mátalos, son enemigos!-  me ordenaron
devastamos la escuela, vecina de mi memoria
donde correteaban los infantes que con su alegría me hacían olvidar
las balas del fusil con  que maté a sus padres.

  - Entonces cuando escuchaba sus risas,  el tiempo se curvaba y se  hacía  infante, aquel  que nunca soñó crecer y convertirse en verdugo,  ¡Ay cuánta pureza en su quimera de niño!



El Pentágono ensombrece de insania
corrompido aliento flota en  Palacio
el amanecer tirita triste y decae la rosa en su capullo
los poetas un verso  marcial no me han enviado,
emerge del panteón una marcha fúnebre que cobija mi cuerpo vacío.


  -Amanecer con el fusil en la sien y los buitres en espera...-

2 comentarios:

Juan Carlos Villegas J. dijo...

Bajo cero ante tanto calor y demasiada polución.
Un gran saludo Zoila, hace unas horas recibí de tu parte el bonito postal de Bajo Cero en la Casa de la Literatura- acabo de leer tus poemas y percibo cierta afinidad con mis escritos; espero conocerte mejor y asi tambien intercambiar notas, poemas para saber tus comentarios.

Saludos
Juan C. Villegas.

Verónica Cuchillo Paulo dijo...

Hola Zoila:

Este poema tuyo me gusta mucho.

En el frío también podemos hallar el cálido aliento de un abrazo.

Saludos,

Verónica Cuchillo
http://www.solisticiodeinvierno.blogspot.com/