jueves, 18 de julio de 2013

ENTREMISPIERNAS


                                                        A mi perro

 

Sospecha que soy la puta de Caylloma
una hora antes
cien falos expiraron en mi pubis
imagina que todos los hombres se complacieron entremispiernas
y gocé orgasmos con las  mestizas, las blancas y las negras

“Apresúrate, tocan la puerta”
la cola es larga, y el papel higiénico caro
otro hombre con urgencias de mono
jadeante como perro
deambula su mirada al compás del chirriante vaivén de la portezuela
-como tú -
que recorres con esa lengua versada
el botón rojo que palpita yuxtapuesto al tatuaje

Me nace el talento de la puta de Caylloma
en Lima hace frío pero  la putería lo calienta todo
el lunar de mi pecho  contabiliza los minutos 

que circulan como cuerdas
en la habitación de paredes de papel

hay un hombre y otra mujer que gimen
buscamos un agujero donde filmar
a la salivada Eva engarzada al macho.



Y sin dolo, como diría el juez
que se abanica con billetes coimeros en el Parque Universitario
terminamos sentados en la última banca de La Merced
agradecemos  por  volver a ondear  los faroles de Quilca
de paso prometo ya no sentir cosquilleos en el capullo
-que presiono para amordazarlo-
“Padre nuestro que estás en mi cielo...”
el murmura “puta”
incrusto mi lengua en el orificio de su oído y  le susurro “perro”

Mientras la virgen nos sonríe.

-Habitaba sin mácula.-

-Habitaba sin mácula.

Era necesario beber de ti
el aliento de los que ajusticiaste
sentir la fricción de Satán
extasiarme de tus ojos amarillos que imitaban  ternura
de los amaneceres cuando a ti
también te invadía la putrefacción de la respiración.

Me agobiaba  el aire aún no profano
codiciaba  ver lo que sus ojos veían
vivir historias de quebrantos extremos
palpar  dentro otro escenario
protagonista de escena
viraba el telón
invertía
era real el pensamiento.

Cual criatura repulsiva y fea 
he buscado su pecho sitiado de precipicios
bebí  sin remordimientos
me sumergí por  calles infectadas
en sumideros de vigilantes ladrones
mis pies se espinaron
mi boca lamió  hiel
he experimentado el peregrino placer del infierno
tras los barrotes.

Solía apedrear  gallinazos
expulsándolos del jardín
junto a ellos se desplomaban  nidos y capullos
tenía esa manera tierna de rozar mis labios
también esa perversa sed de venganza

Se excedió al entrelazar sus manos en mi garganta
al alojar espanto en esta fosca
después de la resaca
 la cama dormita como niña leprosa
aflora la contemplación proterva
deterioró mi cuerpo cuando intentaba dormir.

Intercepté todas las entradas
en la arena desnuda incendié versos,
detrás de la cortina escuché murmurar
que la mujer es letrina pública
donde van las bestias a  orinarse,
a través del polvo que  encumbra sus pasos sigilosos de pantera
pude ver que el mundo es de fieras.















Entonces cuando llegue ese día

Entonces cuando llegue ese día
sea  yo
vagabunda
que peregrine inadvirtiendo  señales
que la  felicidad instalada en la sangre no se despeñe
que se descarríen las penas
y se precipiten los perversos amores
y  al no tener pan
 trine turbada.

Que  delire de día, inventando el lienzo de lo cotidiano
por la noche, ahuyente  las estrellas que se desmoronan por los deseos
que las calles solitarias  se compongan de  partituras
que  transite  la vergüenza desnuda y en el cuerpo  quepa la libertad.

Que sea virtud  besar a los amantes 
sin que nadie murmure en los  alcázares
el mismo cosquilleo humedezca  el monte 
y perpetúe su voz susurrando:
“mis  labios se transforman en alas cuando beso tu sexo”

Que no tenga conciencia que existe el Perú y todos hayan comido pan ese día
  los ricos alucinen y olviden la palabra  codicia
los jueces enloquezcan y se les dé por dar a cada cual
y que los dioses mueran abatidos al vernos felices.

Entonces en el universo no transite la muerte.


Una niña entona afectos al cactus


Una niña entona afectos al cactus
hila gotas de temporal,
le pellizcan los brazos
hasta amoratar la sangre
contaminan sus dientes hasta arrancarlos.

El abuso se perpetra en una casa inmaculada
la coartada es perfecta
impunidad garantizada
-La estamos corrigiendo- decían
los vecinos en coro asienten
- la están corrigiendo-

Arrulla en el vientre una paloma
que no quiso estrangular
para que su madre la devorara
recibió  azotes por evitar que  la rigidez congele el plato
porta una navaja bajo los cabellos
pierde cordura en cada grito
que  triza el escenario.

Peligro común es lanzar  libre al pájaro enjaulado
insubordinación si no se inclina
-dobléguenla-
hay que romper sus dientes
borrar su sonrisa que ofende
apesadumbrarla lo que subsiste de camino
desmenuzarle los dedos
aguijonearle  los ojos
avinagrar su comida
arrancarle su osada mirada
avasallarla en llanto

Ofenden su frescura su  belleza
y los horribles versos que nos escribe
a ver si un día no soporta la tormenta del norte
y decide mecerse en la cuerda.

Después lanzarla al barranco
a ver si el hambre la convierte en puta
si otros al verla famélica
la siguen gangrenando
 desfigurarán su trémula cara
desbarandarán los versos de su padre
y  un día la encontraremos en una esquina
entre enjambre de ratas
con falda corta empuñando una mariposa.