jueves, 18 de julio de 2013

-Habitaba sin mácula.-

-Habitaba sin mácula.

Era necesario beber de ti
el aliento de los que ajusticiaste
sentir la fricción de Satán
extasiarme de tus ojos amarillos que imitaban  ternura
de los amaneceres cuando a ti
también te invadía la putrefacción de la respiración.

Me agobiaba  el aire aún no profano
codiciaba  ver lo que sus ojos veían
vivir historias de quebrantos extremos
palpar  dentro otro escenario
protagonista de escena
viraba el telón
invertía
era real el pensamiento.

Cual criatura repulsiva y fea 
he buscado su pecho sitiado de precipicios
bebí  sin remordimientos
me sumergí por  calles infectadas
en sumideros de vigilantes ladrones
mis pies se espinaron
mi boca lamió  hiel
he experimentado el peregrino placer del infierno
tras los barrotes.

Solía apedrear  gallinazos
expulsándolos del jardín
junto a ellos se desplomaban  nidos y capullos
tenía esa manera tierna de rozar mis labios
también esa perversa sed de venganza

Se excedió al entrelazar sus manos en mi garganta
al alojar espanto en esta fosca
después de la resaca
 la cama dormita como niña leprosa
aflora la contemplación proterva
deterioró mi cuerpo cuando intentaba dormir.

Intercepté todas las entradas
en la arena desnuda incendié versos,
detrás de la cortina escuché murmurar
que la mujer es letrina pública
donde van las bestias a  orinarse,
a través del polvo que  encumbra sus pasos sigilosos de pantera
pude ver que el mundo es de fieras.